Calentada a 70º-90ºC durante unos segundos para eliminar algunos microbios, como algunos patógenos, sin modificar sensiblemente las cualidades de la leche.